Entra Registrar-se

Seccions

Fòrum

ja era hora
man-grana

Notícies

Nàstic 3 - 1 Albacete Balompié
Gimnàstic de Tarrago

La Bústia

J-36. NÀSTIC_0-1_REUS
En pocas palabras… 14/17
José Antonio Luaces<

Anàlisis

El verano llega al Nàstic.
José Antonio Luaces
Els millors Porra
No hi ha cap votació

#webofical

#Tarragona2018

Trobades

Primer encuentro de colaboradores y “foreros” de la
Página web nasticdetarragona.com
Jueves, 1 de marzo de 2007

LUIS CÉSAR
“A bote pronto”

PreguntasRespuestas
Casado o soltero? Casado
Hijos? Un hijo
Un libro? "La inutilidad del sufrimiento" Ma. Jesús Álava
Una canción -
Una Película ¿Alguien voló sobre el nido del cuco? Milos Forman
Una ciudad española A Coruña
Coche o bicicleta Coche
Andar o correr? Andar
Despacio o deprisa? Despacio
Dices lo que piensas o piensas lo que dices? Digo lo que pienso
Un entrenador de referencia Fernando Vázquez
El equipo español más en forma El Barça
Jugador español y extranjero más en forma Borja Oubiña (Celta) y Messi (Barça)
La mejor defensa es un buen ataque
El mejor ataque es una buena defensa También
Jugador: calidad técnica o condición física? Ambas cosas
Futuro profesional. Donde: en Primera o en 2 A? En primera el 15% y en 2 A el 85%
Mejor partido con el Nàstic T- 05/06. J-11. Albacete-1; Nàstic-4
Peor partido con el Nàstic T- 04/05. J-8. Córdoba-2; Nàstic-0
Partido más significativo T- 05/06. J-40 Jerez-0 ; Nàstic-0
Volverías a entrenar al Nàstic si te lo ofrecieran?
Mejor recuerdo en Tarragona 1. Celebración del ascenso en la Plaça de la Font. (4/Jun/06)
2. El partido Lleida-1; Nàstic-2 (T-05/06, J-33) con más de6.000 aficionados granas.
Peor recuerdo Despedida de los empleados del club tras ser destituido
Dejas amigos en Tarragona? Muchos
Y enemigos? Ninguno
MISTER: GRACIAS POR TODO LO QUE NOS HAS DADO

Crónica de una agradable velada con Luís César
En primer lugar cabe felicitar y agradecer al Administrador de la web nasticdetarragona.com, Albert Sola y familia, la oportunidad que nos ha brindado a los colaboradores y una buena representación de «foreros», de compartir una agradable velada con el entrenador que después de 56 años devolvió al Nàstic a la Primera división del fútbol nacional. La llamada «Liga de las Estrellas». Realmente fue todo un placer compartir mesa, mantel y vianda con Luís César, una vez desvinculado contractualmente del club -de forma unilateral, como todos sabemos-, y con las personas que habitualmente debatimos los asuntos del equipo de nuestra ciudad, y hasta de nuestros amores, como ocurre en muchos casos. También cabe destacar la presencia de Jordi Fligueira, un futbolista de la casa que vistió la camiseta grana en 163 partidos y que marcó 7 goles. Jugó en el Nàstic de la 74/75 a la 78/79 y, más tarde, en la 82/83. Fue un medio volante de características defensivas y muy trabajador, lo que hizo de él un buen jugador de equipo. Tuvo la calidad suficiente y la suerte necesaria como para alcanzar la cima futbolística de todo jugador: jugar en Primera división. Y lo hizo en la T-79/80 en las filas de Málaga donde jugó (21 PJ y 2 G). En la actualidad comenta los partidos del Nàstic en una emisora de radio y colabora en la web con artículos de opinión. Unas dieciocho personas vinculadas de alguna forma a la web nos dimos cita alrededor de una mesa de un restaurante de la ciudad para escuchar, preguntar y debatir con Luís César algunos aspectos generales del fútbol, concretos del Nàstic y de su gloriosa etapa al frente del equipo desde que se hiciera cargo de él en la T-04/05. Todo un personaje el amigo Luís César. Creo, sin temor a equivocarme, que no dejó indiferente a nadie y que todos le escucharon con suma atención. Como alguien ha calificado ya, sus comentarios fueron toda una lección magistral de fútbol.
Acudió a la cita ataviado correctamente para la ocasión. El traje y la corbata los dejó para ocasiones más formales u oficiales. Sabía que estaba entre amigos y admiradores. No obstante, las prendas negras que vestía y que acentuaban aún más la brillantez de su cabeza, no le restaban ni un ápice a su natural elegancia deportiva. Y hablando de ella –de su cabeza-, nos demostró que la tiene muy bien «amueblada» interiormente y, lo que es más importante: da la impresión de que los muebles los tiene perfectamente situados. Llegado a este punto, he de precisar que lo que escribiré a continuación son impresiones personales del evento y de las personas que participaron, con especial atención a Luís César: el invitado de honor y principal protagonista. Que la única pretensión es exponerlas públicamente para que quienes que no tuvieron la oportunidad de asistir puedan completar las ideas propias e impresiones que sobre la figura de Luís César puedan haberse formado.
Que pudiera ocurrir que algunos de los presentes tuvieran las mismas que yo o distintas, e incluso el propio Luís César me podría «corregir» con absoluta libertad y legitimidad algún error o imprecisión que pudiese cometer al exponerlas. También cabe advertir que intentaré hacerlo de la forma más amena que pueda para continuar con el agradable y divertido clima que presidió la velada. Y aunque no sé si conseguiré el objetivo prefijado, creo que dado el significado que Luís César tiene para la afición grana, merece la pena intentarlo. Y para comenzar he de decir que Luís César es el mismo que hemos visto tantas tardes desde la grada. Pero, al estar en un escenario distinto, menos formal que el campo de fútbol, no tuvo ningún reparo en dar rienda suelta a su locuacidad y exponernos sus ideas, su sabiduría futbolística y hasta sus sentimientos, en ocasiones con una cierta vehemencia. Vi a un hombre que estaba a gusto en aquel escenario y con las personas que lo llenaban. Creo que fue sincero cuando habló. Y habló mucho. No advertí en él ningún atisbo de maldad ni de rencor hacia nada ni hacia nadie. Sabe cual es su profesión, cree saber como ejercerla y sabe cuales son las consecuencias de que los resultados futbolísticos no sean buenos. Y lo acepta. También sabe que el rencor y el odio son malos compañeros de viaje. No obstante, le dolió como acabó su relación con el Nàstic . También a algunos de nosotros y a muchos aficionados. Creo que no se lo mereció. Pero es una herida en «combate» que tarde o temprano cicatrizará. El tiempo y los éxitos deportivos, que a buen seguro conseguirá, se encargarán de borrarla. No obstante, su gesta deportiva al frente del Nàstic ha quedado grabada de forma indeleble en la memoria de la afición grana. Y eso es lo que contará la historia a las generaciones venideras. Uno de los momentos estelares de la noche (aún no se había servido el primer plato) fue cuando uno de los presentes le hablo de tácticas, dibujos, esquemas… Y él, ni corto ni perezoso, se levantó, despejó la mesa, cogió cuantos cuchillos y tenedores estaban a su alcance y allí, sobre el mantel, con los cubiertos nos dio la primera lección táctica. Si nadie se acordó de llevar la pizarra, qué iba a hacer el hombre? Momento que será recordado por todos los presentes y, al evocarlo o explicarlo a otros sin duda que no podrán reprimir una agradable sonrisa. Nos habó sin tapujos, pero con las lógicas reservas, de tácticas, de vestuarios, de partidos, de futbolistas…, y hasta de otras interioridades que considero inoportuno precisar. Fue todo un placer escucharle cómo se convirtió de la noche a la mañana en entrenador del equipo en el que era portero (como todos sabéis). ¡Menuda papeleta! Nos explicó que la asumió con decisión pues se creía preparado para ello. No obstante, hubo de adaptarse a la nueva y difícil situación. «Ayer nuestro compañero y hoy nuestro mister». Pero salio adelante. Respondió a todos y a todo lo que le preguntaron.
Fue todo un acierto que los entrantes fueran fríos, pues tardó mucho en degustarlos. No paraba de hablar. Le gusta hablar de fútbol. Se le nota, mas a él no creo que le importe mucho. Alguien le hizo preguntas concretas sobre decisiones que tomó en el pasado. No las eludió. Dio sus razones. En su momento algunas fueron compartidas y/o entendidas, otra no. Admitió que tras la dolorosa derrota de Huelva en la J-9 (el Nàstic se adelantó en el marcador por mediación de Irurzun y acabó perdiendo por 2-1) asumió la responsabilidad de la situación para liberar de presión a los jugadores (el Nàstic ocupaba el penúltimo lugar de la clasificación provisional con 4 Ptos. El Athlétic estaba el 17 con 7 Pts.) Con la perspectiva del tiempo, se podría afirmar que este resultado fue el comienzo de su declive. Tres jornadas después (J-12), tras la dolorosa derrota frente al R. Mallorca por 2-3, le relevaron del cargo. Dejó al Nàstic en última posición de la clasificación provisional, con 5 Ptos. y a cuatro (4) del R. Betis que ocupaba la 17ª posición con 9 Ptos. Aún quedaban 26 partidos por disputar y 78 puntos en juego. Sin que él lo supiera se le propuso someterle a una batería de preguntas «A bote pronto». No dudó en pasar la prueba (no había polígrafo). El objetivo era intentar conocer algunos aspectos personales y humanos –también profesionales-, que normalmente no se explican en las ruedas de prensa que se ofrecen tras los partidos. Donde, tanto las preguntas como las respuestas suelen ser casi exclusivamente deportivas, tópicas y repetitivas; muchas de las cuales adolecen de una cierta originalidad. La imagen que cada uno de los presentes se pudo hacer (o se podrá hacer cuando vean el cuadro de preguntas y respuestas es personal e intransferible. No obstante, me atrevo a decir algunas de las conclusiones que yo saque. Parece que la música le gusta menos que otras cosas. No supo mencionar ninguna canción que le hubiera marcado de una manera especial en el pasado. Casi todas las parejas tienen o recuerdan una canción que sonaba de fondo durante sus encuentros, y que les hacía incrementar el flujo de sensaciones y/o emociones positivas. El libro que menciona denota un interés por los asuntos de la mente y de las relaciones humanas: propias (consigo mismo) y con los demás (interpersonales). También la película que recuerda de Milos Forman (1975) e interpretada por un magnífico Jack Nicholson, evidencia este interés. Le aprecié cualidades de «líder». Y creo que lo es.
Prefiere «despacio» a «deprisa». Precisamente se ha puesto de moda el movimiento «slow», cuyo propósito a grandes rasgos es el de rebajar el ritmo de vida que llevamos (demasiada prisa) y disfrutar intensa y lentamente de cada minuto de nuestra vida (solo o en compañía). Es una persona que dice lo que piensa, aunque con reparos. Consciente de que, a veces, es mejor callar y evitar la producción de daño moral en otras personas. ¿Lo entendéis, verdad? Su futuro profesional lo ve más bien en 2 A, pero con opciones de volver a entrenar a un equipo de Primera división ¿quizás el Depor?, ¿o el Getafe si se va Shuster al R. Madrid? El tiempo lo dirá. No obstante, es interesante saber que si el Nàstic vuelve a requerir sus servicios en un futuro, no tendría ningún inconveniente en pasarse otra temporadita en Tarragona con nosotros, donde manifiesta sentirse muy a gusto.
Confesó que pasó un mal rato cuando hubo de despedirse de los empleados del club. Y es que el roce hace el cariño (aunque a veces no sea así). Es consciente también de que cuando se vaya de Tarragona con su familia dejará muchos amigos. La cena fue para demostrárselo.
Muchas gracias Luís . Que tengas mucha suerte en el futuro. Y si las circunstancias te ponen otra vez al frente del Nàstic , ya sabes que serás bien recibido.
Totes les fotos: Fotos
Autor: José Antonio Luaces Campos
Webmaster: Webmaster <webmaster@nasticdetarragona.com>
Disseny: Albert Sola <asola@tinet.org>

Aquesta obra està subjecta a una Llicència de Creative Commons.

Web allotjat a: La Tecla Network

Optimitzat per 1024x768.
Utilitzem cookies pròpis i de tercers per millorar els nostres serveis i mostrar publicitat personalitzada mitjançant l'anàlisi dels seus hàbits de navegació i preferències.
Si continua navegant, entenem que accepta el seu ús.